30 noviembre 2009

Las últimas lágrimas.



Al despertar tardó unos segundos en recordar dónde se encontraba. Comenzaba a amanecer y una débil claridad atravesaba el ligero visillo que cubría el ventanal, dibujando levemente los contornos de la habitación.

La casa estaba en silencio, a penas roto por la suave y acompasada respiración de Alex que dormía a su lado en otra cama. Pudo distinguir en su pequeña silueta como entre los brazos aún sujetaba su osito de peluche, del que jamás se desprendía.

Era tanto el silencio que llegó a pensar en la posibilidad de que fueran los únicos que estuvieran allí. Habían llegado la noche anterior, cuando ya todos dormían...otras personas con otras historias que como ella, buscaron dónde asirse a la desesperada. Aquello era una tabla de salvación para no ahogarse, para tener al menos una esperanza de futuro.

Futuro.

Pero ¿qué futuro? ¿sería posible tomar su propio camino?... y ¿a dónde le llevaría ese camino?...
Las preguntas se le agolpaban en la cabeza, todas sin respuesta. Y el miedo. Ese miedo tenaz que como una sombra negra la asfixiaba, comprimiéndole la garganta....sintió náuseas y quiso correr hasta el baño, pero una punzada aguda en el costado la paralizó, tuvo que reprimirse para no gemir por el dolor.
En el baño, al accionar el interruptor una intensa luz blanca le cegó unos instantes y allí, frente a ella, un espejo brilló como desafiándole.
Se acercó con recelo, el que en esas ocasiones le producía su propia imágen. Aquel objeto inanimado era cruel con ella, no maquillaba su rostro, si no que le ofrecía un aspecto de si misma real y terrible.
Se desnudó muy despacio, dejando al descubierto los grades hematomas diseminados por todo su cuerpo. Unos recientes, otros viejos, casi desapareciendo...
Su piel era una tela estampada de distintos tonos, un vestido del que no se podía despojar. Contemplarse era revivir cada bofetada, cada golpe recibido durante años. Sentir de nuevo el impacto feroz del puño en su cara.
Solo hacía algo más de un día que había recibido la última paliza. Pero esta fue la última por siempre...

Porque desde el suelo, mientras se cubría con las manos el rostro para protegerse de las brutales patadas, entre los dedos pudo ver como desde el fondo del pasillo, Alex en pijama y descalzo, era testigo de aquella salvaje escena.
Su hijo le dio el valor que antes nunca había reunido para escapar de aquella trampa llamada "matrimonio"... una prisión con un despiadado carcelero que le humillaba, le insultaba y le maltrataba física y psicológicamente.
Esta vez, a cientos de kilómetros no tendría que oír las frases se arrepentimiento, ni las falsas promesas de que jamás se volvería a repetir...Las oyó demasiadas veces y todas fueron mentira...
Abrió el grifo de la ducha y por última vez lavó con agua caliente sus heridas... permitió, que ese agua arrastrara las últimas lágrimas antes de comenzar el primer día de su nueva vida.

Con mi apoyo a todas las mujeres que sufren o han sufrido por malos tratos.

Pilar




29 comentarios:

Lourdes dijo...

Es un relato precioso, Pilar.
Triste, sí, pero precioso. Y es que, sucede demasiadas veces esto que cuentas.
Y, a veces, por los hijos se aguanta ahí. Y otras veces, por ellos, se busca la manera de salir del infierno.


Besos, guapísima!!

Soy la que soy dijo...

Siempre diré que es terrible el maltrato físico, porque infringe un doble daño, el del cuerpo y el del alma...

Y aún cuando el cuerpo sana, en el alma queda una huella, a modo de cicatriz imborrable que nunca termina de sanar-se.

Y la memoria... ay la memoria... sobre los "por qués", los "cómo", los "cuando empezó todo"...

Son las últimas lágrimas???

Realmente son las últimas???

Permíteme decir, mi querida amiga, que no lo son...

Y que han de seguir siendo vertidas para liberar la congoja, los miedos y la sinrazón que se aprehende como una lapa ...

Pero hay esperanza... siempre queda habitando en algún lugar del alma.

Siento ser cruda, pero las personas maltratadas necesitan un apoyo enorme y duradero tras el maltrato.

Por mi parte gozan de él sin condición.

Un abrazo, amiga querida y perdón por no poder acallar lo que llevo dentro.

Graciassssss

Natacha dijo...

Querida Pilar, siempre que pienso, siempre que me pongo el lugar de alguien que sufre, cualquier tipo de maltrato, el corazón se me encoge...
Tantos seres humanos sufren en el mundo todo tipo de dolores, que, los que somos afortunados, deberíamos ceder parte de nuestra dicha, parte de nuestras fuerzas, de nuestro cariño, para no permitir, al menos en nuestro entorno, que nadie sufra algo tan terrible.
Un beso y un saco de esperanza y fuerza para todos los que sufren.

Un beso para ti, mi niña... una escritora escondida tras el pudor...
Natacha.

Sigue con esas letras, lo haces lindo cuando es desde el corazón.

Yuria dijo...

Primero, disculpa, porque daba por hecho que me tenías en el cuadro de seguidores. He mirado casualmente y he visto que no.

Sobre el maltrato; soy tan ingenua que aún no acabo de creérmelo. A eso no hay derecho. Ante la más mínima violencia hay que poner un stop para que no llegue a más. Y si es una bestia,... no sé que decir; aquí me bloqueo.

Un abrazo.

toñi dijo...

Me uno a tu apoyo para esas mujeres que tienen que sufrir cualquier tipo de maltrato

Un beso y gracias por tus palabras de cariño

mar dijo...

Impresionante Pilar me has sobrecogido, ojalá se pueda erradicar el maltrato, tanto físico como psiquíco, me ha emocionado el escrito, es tan real y tan cercano.

Gracias por dejarnos leerlo, besitos.

Paco Alonso dijo...

Excelente el post que nos acercas, aunque para ser mi primera visita hubiera preferido otro tema, te enlazo para seguirte mejor.

Cálido abrazo.

Leznari dijo...

Que preciosidad lo que acabo de leer, es dulce y a la vez triste al sentir como se pueden encontrar todas esas mujeres que reciben malos tratos.
Ojalá poco a poco se vayan dando cuenta de que tienen un vida y no estan aqui para obedecer ordenes y recibir puñetazos de seres que no tienen ni voz ni voto y se sienten fuertes por llamarse maridos o pareja.
Besitos mi linda niña.
LEZ

Marinel dijo...

Un relato doloroso,Pilar,pero necesario,solidario,y humano hasta la médula.
Es una triste y opresora verdad que nos atañe a tod@s,que debería sensibilizarnos aún más si cabe,con este tema tan escabroso que hace que tantas mujeres mueran cruelmente a manos de unos verdugos algún día inimaginables para ellas...
Algo tan malo como eso mismo,son las secuelas de esos niños que se encuentran en medio de este terror...
Impresionante de verdad.
Emocionada me voy.
Besos grandes para ti.

Patricia dijo...

Es una triste realidad para la que no hay diferencias de idiomas ni fronteras... Hace falta valor para escapar. Benditas sean esas mujeres que se atreven a decir ¡basta!

Muy bien narrado, mi querida amiga.
Disculpa que no te he visitado en varios días, pero jamás te olvido.
Un beso enorme!

Olga i Carles dijo...

Muy triste y doloroso.

No se tendría que aguantar, nada de eso..
¿Cuando aprenderemos los humanos a trascender el nivel egoista por el altruista?
Nuestro incondicional apoyo...

Un abrazo.

Pilar dijo...

Lourdes, Gracias guapa.
Tienes razón, por los hijos se aguanta demasiado a veces y otras son la razón por la dar el paso decisivo.
Muchos besos, amiga Lourdes.
Pilar

Pilar dijo...

Soy la que soy, claro amiga... de alguna forma he hablado en sentido figurado, sé que no son las últimas lágrimas... asumir tanto dolor, no tiene que ser nada facil...no son cosas de un día para otro... pero dar ese paso es lo más importante, las lágrimas después serán diferentes.
No tienes por qué callar lo que piensas, al menos no en mi casa...y así lo espero. Este es un lugar en el que plasmar opiniones, siempre desde el respeto y en mi caso desde el cariño que por todos vosotr@s siento.
Un abrazo grande cielo.

Pilar

Pilar dijo...

Natacha, Solodsrizarnos con las personas que sufren es lo m´nimo que podemos hacer, es verdad...y en la medida de lo posible no consentir el maltrato y el abuso. Lástima que eso suele suceder en la intimidad, donde nadie puede intervenir, a no ser que la persona maltratada hable...
Pudor???...pues, SIIIII...un saco tengo de eso también ;)...jeje...
Ya sabes, hay cosas que ni con la edad superamos...pudores, yo de todo tipo !!!...aisss.
Besitos mi niña y millones de gracias, preciosa.

Pilar

Pilar dijo...

Yuria, cielo no te preocupes, es igual...además a mi me ha pasado lo mismo, en el blog de una amiga, pensé o di por hecho que estaba en el cuadro y por una casualidad, descubrí que no...
Yo ni me había enterado.
Un besito, guapa.

Pilar

Pilar dijo...

Toñi, gracias, bonita.
Reitero mis sentimientos por el fallecimiento de Alvaro.
Un abrazo muy grande amiga.

Pilar

Pilar dijo...

Mar, ojalá, niña...pero es un mal tan extendido, que va a ser difícil...
Todos tenemos que hacer eco de nuestra repulsión por algo tan horrible...Creo que una parte importante del problema, podría subsanarse con la educación, previniendo... que tod@s l@s niñ@s sepan que nadie jamás les ha de poner una mano encima.
Un besazo, guapísima.

Pilar

Pilar dijo...

Paco Alonso...Lo siento, amigo. Espero que la próxima sea más de tu gusto... A mi modo de ver esta entrada era necesaria.Y aunque no servirá de nada, simplemente por tenerlo presente y demostrar nuestro desprecio por losmalos tratos, está judtificada.
Me alegra tu visita, pasaré por tu blog prontito.
Un besito.

Pilar

Pilar dijo...

LEZ...mi amiga preciosa!!!
GRacias.
Tienes toda la razón...nadie debería consentir una paliza... mucho antes, con el primer signo de violencia o falta de respeto hay que poner remedio, pero sabemos que es complicado y cada persona tiene su historia personal... aguantar no lleva a nada, solo al sufrimiento.
Un beso grande "mi flaquita".

Pilar

Pilar dijo...

Marinel, me duele el pensar en las mujeres que sufren en silencio,eso que hace que el maltratador se sienta seguro, sabiendo que no lo va a denunciar.
Ojalá todas encuentren el valor para dar ese paso.
Un beso grande "niña" Marinel.

Pilar

Pilar dijo...

Patricia, son tantas que mueren por guadar silencio... pensarlo de provoca escalofrío...
Mi niña, no tienes que disculparte, no conmigo...además yo también ando ultimamente retrasada en las visitas a los amigos... si llego, llego tarde!!!...jaja...
Un beso grandote, preciosa.

Pilar

Pilar dijo...

Olga i Carles, gracias amigos.
Si llegara ese día, habrían cambiado muchas cosas... es un sueño, que no debemos dejar de soñar.
Un gran abrazo parejita.

Pilar

Soy la que soy dijo...

Mi querida amiga Pilar...

Sé que hablabas en sentido figurado, y que el gran paso consiste en romper con la situación, no me cabe duda.

Pero es cierto también que las lágrimas que llegan después son las más necesarias, porque son las contenidas durante años de silencioso dolor.

Y te abordan sin previo aviso...

Pero es que el alma las necesita...

Es así...

Mi abrazo enorme en este lunes festivo.

el poeta mistico dijo...

Respira profundo, relajate, sientate a leer esto
Tomate un descanso para hacerlo cómoda.

Quiero trasmitirte mi clima, mi sensación
para eso tienes que dejar de pensar.

Tienes que estar presente ciento por ciento
en este preciso momento...

Y entregarte con todo el corazón a esta lectura
sencilla....

Es un medio día luminoso, adentro hay silencio y afuera...
afuera sopla el viento, de pronto ...cierro los ojos.

Siento mi respiración, un leve sumbido en mis oidos y paz.
A lo lejos escucho una y otra vez una calandría y luego silencio
cortado por el aullido del viento....

Yo sigo allí con mis ojos cerrados.
Escucho una bandada de loros pasar bullanguera.
Y el viento sigue aullando feroz...

Abro los ojos y veo pasar a los loros,
dos palomas posando en la chimenea vecina,
el viento se ha detenido...

Es un momento de paz, sencillo, modesto
excento de adrenalina, de pasión, de vertigo
de emoción...pero no por ello menos delicioso.

Se disfruta en silencio esta quietud , esta paz
hasta la mente se ha aquietado...
soy un observador de este momento.

Estoy aquí tecleando muy lentamente
saboreando cada palabra
con la mente vacía...

Espero haberte trasmitido
sencillamente...esta paz.

toñi dijo...

Hola Pilar Si pasa por mi blog te he dejado la opción de participar en el sorteo de Navidad y muchas gracias por tus palabras de afecto

Un beso

Pilar dijo...

Soy la que soy...y...
Así es...¿verdad?
Amiga, no era necesaria la aclaración, ya lo sabes.
Muchas gracias, cielo.
Un besazo.

Pilar

Pilar dijo...

Poeta...¿dejar de pensar?
ufff, qué difícil, amigo...en fin, voy a intentarlo....
(.................................)
Veo a los loros, las palomas, la calandria...siento el viento... y todo es paz y armonía...(...............................)
ahhh, qué maravilla!!!
Un millón de gracias, mi precioso poeta, por regalarme tu paz.

Un beso enoooooorme, amigo.

Pilar

Pilar dijo...

Toñi, amiga...gracias por la invitación.
Ya tengo el post y todo lo demás, ahora a esperar!!! a ver si toca!!!
Un beso, cielo.

Pilar

日月神教-向左使 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.